NUESTRA INMIGRACIÓN: Triunfo para los ‘Dreamers’

0
72

Por Larry G. Álvarez

El programa de Acción Diferida para los inmigrantes que llegaron a Estados Unidos a muy temprana edad, conocido como DACA, permanecerá en su lugar, manteniendo legalmente en el país a casi 650,000 jóvenes, salvándose de una deportación, gracias a un fallo el jueves 18 de junio a su favor por parte de la Corte Suprema.

El tribunal dictaminó que el presidente Donald Trump puso fin a DACA por error. El presidente del tribunal, John Roberts, fue autor de la decisión 5-4. Si bien el fallo deja la puerta abierta para que Trump rescinda el programa en el futuro, lo deja en su lugar por ahora, un gran alivio para cientos de miles de personas.

La decisión afecta a los inmigrantes indocumentados que llegaron a los EE. UU. Cuando eran niños, a menudo llamados Dreamers, y actualmente pueden permanecer bajo el programa de la era de Obama. DACA ha cambiado la vida de estos inmigrantes indocumentados, eliminando la amenaza inminente de deportación y permitiéndoles trabajar legalmente bajo permisos que deben renovarse cada dos años. Pero el presidente Donald Trump, junto con los aliados republicanos, argumentó que el presidente Barack Obama había sobrepasado su autoridad en la creación de DACA, y Trump anunció planes en 2017 para finalizar el programa.

Los desafíos legales mantuvieron el programa en su lugar y, mientras tanto, a los beneficiarios de DACA se les permitió renovar su estado. Les permitió encontrar mejores trabajos, aumentar sus ganancias y obtener licencias de conducir. Pagan impuestos y compran casas. Algunos tienen hijos que son ciudadanos estadounidenses. Se estima que 29,000 receptores de DACA están trabajando en la atención médica, algunos de ellos en la primera línea de la pandemia de coronavirus, como señalaron los grupos pro-DACA en un informe complementario presentado ante la Corte Suprema en abril.

Al igual que su predecesor, Trump ha tomado medidas ejecutivas sobre inmigración sin la aprobación del Congreso. Al principio de su presidencia, Trump prohibió que personas de varias naciones de mayoría musulmana ingresen al país, siguiendo una promesa de campaña de prohibir que los musulmanes vengan a los Estados Unidos. La Corte Suprema finalmente permitió que entrara en vigencia una versión diluida de esa prohibición. En abril de este año, Trump emitió otra orden que limitaba la inmigración legal, alegando que la pandemia de coronavirus y la desaceleración económica relacionada lo necesitaban.

El argumento inherente de la Casa Blanca de Trump parecía ser que un presidente, o al menos este presidente, puede hacer lo que quiera en materia de inmigración siempre que el resultado final sea mantener a la gente fuera.

Obama anunció DACA en junio de 2012 a instancias de Dreamers, organizaciones latinas y muchos legisladores demócratas. El programa fue un esfuerzo por utilizar la acción ejecutiva para otorgar protecciones a los jóvenes inmigrantes indocumentados a quienes el Congreso no había podido proteger por mucho tiempo. Está abierto a aquellos que ingresaron antes de los 16 años y tenían menos de 31 años al 15 de junio de 2012 (el día en que se creó el programa) y no cubre a las personas que han cometido un delito grave o un delito menor. La administración Obama y los partidarios de DACA argumentaron que el programa está permitido como un ejercicio de discreción fiscal, lo que permite a las autoridades concentrarse en deportar a otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here