TRES FRENTES, DONALD TRUMP.

0
67

                                                                                                           

Por: José Luis Portillo T. | “El Padre”

De acuerdo con una encuesta publicada, este miércoles, por la empresa Gallup, dos terceras partes de estadounidenses apoyan las protestas, –relacionadas a la “Justicia Racial”— surgidas a raíz del asesinato, –a manos de la policía–, del afroamericano George Floyd. Además, dicho estudio permite observar que un 53% de la población piensa que estas protestas ayudaran a obtener el apoyo público para obtener la “Justicia racial y la igualdad”, sin embargo, un 34% de encuestados piensa que estas protestas dañan los objetivos de esta lucha igualitaria y antirracista.

Este apoyo social está en desacuerdo con las medidas represivas de la administración Trump y del Fiscal General Bill Barr, quienes cada día han montado “una línea más dura contra las protestas” Uno de cada diez norteamericanos acepta haber participado en dichas manifestaciones, pero entre los jóvenes el porcentaje de participación aumenta, pues uno de cada cuatro jóvenes comenta haber participado en estas manifestaciones que en su gran mayoría han sido pacíficas. La reelección es un segundo frente que debe atender el presidente Donald Trump, con un país  diezmado por la pandemia del Covid-19, todo parece indicar que la misma es y ha sido evidentemente mal administrada, –por el ejecutivo federal y las diferentes agencias sanitarias–, sumado a lo anterior las encuestas acerca del tema electoral dan en su ventaja menor para Joe Biden dos puntos y en las de mayor diferencia hasta quince putos en contra de Trump, por supuesto que Trump sabe que las encuestas pueden ser remontadas y desmentidas, pero de momento en Florida el Demócrata le adelanta con trece puntos, la pandemia afecta las preferencia para el presidente norteamericano debido a la poca importancia que el mandatario en los inicios de la misma demostró y a sus constantes enfrentamientos con las administraciones estatales y locales El mandatario hasta llegó a cuestionar la utilidad del uso de mascarillas en público. La cuestión del tapabocas se convirtió en un enfrentamiento que pasó a terreno político. Seguidores republicanos del país optaron por no llevar puesto este elemento protector, mientras que los demócratas defendían su uso”, todo lo anterior mantiene a Donald Trump a un tris de no reelegirse.

El tercer frente, para el Sr. Trump, lo es la guerra comercial con la China Continental, al respecto el analista mexicano Alfredo Jalife-Rahme, argumenta: para que los EEUU pudieran aniquilar a China no será nada sencillo cuando China dispone las mayores reservas de oro y divisas del planeta por 3.100 billones de dólares, frente a unas paupérrimas reservas de EEUU de 123.000 millones de dólares. Cabe destacar que tampoco China publica su verdadera tenencia en reservas de oro, cuya cotización este año se ha incrementado casi 28% hasta la fecha”, ¿qué significa lo anterior?, pues significa que la guerra comercial es la tarea más difícil que en estos momentos enfrenta el mandatario del país más poderoso del mundo, trataremos de explicar de manera sencilla esta compleja situación que seguramente tiene y mantiene al habitante de la Casa Blanca bajo una situación de presión lo suficientemente fuerte para orillarlo a cometer los errores que enterrarán para siempre sus aspiraciones por permanecer al mando de su país por cuatro años más.  A decir del analista mexicano se están “calentado motores” en esta “guerra financiera multidimensional”, a saber: Los EE. UU. tratan de culpar a Pekín de la pandemia del Covid-19, azuzan los conflictos en la frontera con la India, el tema de Taiwán y Hong Kong, así como las maniobras militares en el mar del Sur de China y la guerra de los consulados por cuestiones de espionaje.

Los analistas chinos citados por Jalife dejan ver cuáles son las debilidades de China: la posición monopólica global del dólar en el sector financiero le otorga una ventaja por lo que EEUU significa una creciente y severa amenaza para el mayor desarrollo de China» por lo tanto China debe acelerar la política de internacionalizar su moneda y establecer mecanismos de pagos en las divisas locales con más países y crear las condiciones para maximizar el uso de la divisa china en la cadena de abastecimiento industrial globalla “jurisdicción extraterritorial mediante sus políticas fuera de EEUU que incluye sanciones contra Rusia e Irán, lo cual incluye sanciones contra los abastecedores de energía que pueden poner en peligro la seguridad energética de China aunado a lo anterior, la posibilidad de que la Casa Blanca considere la posibilidad de cancelar toda o parte de la deuda que le debe a China es decir 1.1 billones de dólares, la “Orden Ejecutiva”, firmada por Trump para finiquitar el estatuto de Hong Kong, que afecta profundamente las actividades financieras de China, ya que ahí accedía a los mercados globales y pactaba más del 70% de sus pagos “offshore”, situación que puede afectar el valor del Yuan su asequibilidad e internacionalización. La respuesta china, pudiera ser la drástica y contundente  opción nuclear, –es decir– desprenderse de su tenencia de la deuda estadounidense y que, a juicio de analistas (sin identificar), es altamente improbable … debido al daño que causaría a ambos países, así como a la economía global» … “¿Resulta y resalta, entonces, que, peor que la opción nuclear de desprenderse de la deuda de EEUU, China cuenta todavía con una bomba de hidrógeno que consistiría en desplomar la Bolsa de Valores de Wall Street, lo cual sería letal para las aspiraciones reeleccionistas de Trump” Además, “En China se mofan de las sanciones a los 92 millones de miembros del Partido Comunista de China por parte de la Administración Trump y pareciera que los preparativos de gran envergadura de una guerra financiera sin cuartel implican varias estrategias desconocidas por el gran público”.

En resumen el poderío económico de China y el haber llegado a ser en este momento la potencia económica más poderosa del orbe, aunado a su alianza militar con Rusia, sus enormes reservas en oro, la, al parecer inevitable etapa de declinamiento de los EEUU como la mayor potencia mundial, el crecimiento técnico científico de China que se traduce en sus planes de viajar al planeta rojo, su exitoso alunizaje en la cara oculta de la luna, un acuerdo secreto de 25 años con Irán, con la bendición militar Rusa, nos permiten creer con bastante certeza que China está muy lejos de perder esta guerra financiera y comercial, situación que empeora las posibilidades reeleccionistas de Trump y su equipo de gobierno, y aunque Donald Trump es un hombre muy hábil para ejercer la política, hoy tiene que atender a sus huestes electorales y por tanto aparentar una dureza extrema en nombre del “America First” , sin embargo el mandatario debe ser muy cuidadoso de no rebasar la “Línea Roja” de la “paciencia China”, ya que la “opción nuclear financiera” de Pekín puede desencadenar el quiebre de la deteriorada economía Imperial y las ambiciones de reelección trumpista. Donald Trump, no debe olvidar que todo mundo sabe en qué momento inicia una guerra, pero nadie sabe con certeza quien ha de ganar y cuáles serán los costos finales de la misma. Esperemos que por el bien de la economía mundial y, en particular, la del Imperio Norteamericano, una hecatombe “Nuclear Financiera” no inicie, únicamente, por ganar una reelección.   

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here